¿Cómo quitar la piel al tomate fácilmente?

Cuando vamos a los restaurantes nos sirven unos tomates con muy buen aspecto, jugosos y, lo que hoy nos ocupa, sin piel.

¿Cómo hacen para quitar la fina piel del tomate sin perder una buena parte cortando con el cuchillo? El truco no es el cuchillo… Es muy sencillo:

Lo hacen utilizando la técnica del escaldado.

Esta técnica tiene gran cantidad de beneficios, efectos deseables en el producto como: limpieza de polvo, gases que se encuentran en la superficie, apareciendo así una nueva tonalidad en el alimento. Elimina la carga microbiana superficial al igual que los gases que se encuentran en los tejidos. Y por último, suaviza o ablanda el tacto del producto

  • Consiste en sumergir el alimento que queramos pelar en agua hirviendo durante unos segundos y sacarlo.
  • De nuevo, sumergirlo inmediatamente en agua con hielo.
  • Cuando lo hagamos con nuestros tomates, le haremos una cruz en la base con un cuchillo. Así nos resultará mucho más fácil retirar el primer trozo de piel.

Tened en cuenta que, al ser el escaldado algo tan rápido, nuestro alimento no se cocinará al sumergirlo en el agua hirviendo, sino que simplemente servirá para que se despegue la piel.
Seguro que una vez que lo probéis utilizaréis esta técnica muy a menudo. ¡Tomates jugosos para siempre!

 

En nuestra frutería online podrás encontrar tres variedades de tomates. Escoge la que más de adecue a tus gustos:

Y si quieres probar la mejor fruta y verdura mira aquí: Cajas de la semana

Deja tu mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *